FEDA, a través de su Enterprise Europe Network, da soporte técnico a empresas de Castilla-La Mancha que se hacen presentes en el mercado polaco

FEDA, a través de su Enterprise Europe Network, da soporte técnico a empresas de Castilla-La Mancha que se hacen presentes en el mercado polaco

Organizada dentro del convenio del Instituto de Promoción Exterior, IPEX y CECAM, con empresas de turrón y dulces, aceite, vino, tuberías y sistemas de seguridad, cuchillería, conservas y embutidos y pintura

Un año más, el equipo técnico de la Confederación de Empresarios de Albacete, FEDA, acompaña y da soporte a empresas de Castilla-La Mancha en una misión comercial en este caso con destino Polonia.

Once empresas de diferentes sectores dentro de los que se incluyen: turrón y dulces, aceite, vino, tuberías y sistemas de seguridad, cuchillería, conservas y embutidos, y pintura eligen como destino Varsovia, Cracovia y otras ciudades principales de Polonia para mantener reuniones con importadores y distribuidores, visitar grandes cadenas, conocer el mercado, la cultura y por supuesto hacer negocios.

IPEX, CECAM, FEDA y su partner en Polonia como parte de la Enterprise Europe Network, desarrollan un importante trabajo previo tanto a nivel de organización del viaje, convocatoria, como de agenda y consultora en destino, análisis previo del mercado y difusión dentro de los sectores prioritarios, en el que el apoyo del resto de las organizaciones provinciales integradas en CECAM es fundamental, en esta ocasión participan empresas de Albacete, Ciudad Real, Toledo y Cuenca.

Condicionantes del mercado polaco

La responsable del Departamento de Asociaciones y Áreas Técnicas de consultoría de FEDA, dentro de las que se encuentran no solo el área internacional sino de Innovación, Prevención, Medio Ambiente, Calidad y el asesoramiento sectorial de las diferentes asociaciones que integran la Confederación, Évelin R. Molano, destaca que el mercado polaco es muy interesante pero que se deben tener en cuenta los condicionantes del precio, la calidad aún se valora en un sector muy limitado del consumidor, la situación económica y política actual, los instrumentos de ayuda a importadores y ciudadanos, la negociación en el transporte y exigencias a nivel de presentación y embalaje, además de aspectos culturales tan importantes como la puntualidad o siempre aceptar un café, té o agua al inicio de una reunión.

Más de setenta reuniones mantenidas, interesantes perspectivas y con un feedback inicial positivo por parte de las empresas participantes hacen que esta misión comercial haya cumplido con su objetivo. Ahora queda el envío de propuestas y presupuestos por parte de las empresas exportadoras de la región y que se logren cerrar acuerdos importantes. Las entidades organizadoras realizan una valoración posterior de esta acción comercial y, además, hacen seguimiento de las oportunidades que se hayan hecho realmente efectivas, como parte de un análisis y proceso de mejora constante.